Receta de Crumble de ciruelas – Plum crumble

No todos los postres han de llevar chocolate, ni debe costar mucho trabajo hacerlos. Este crumble de ciruelas es muy fácil de hacer y requiere solo de 4 ingredientes.


Hasta hace pocos años no me gustaba nada el dulce y consideraba los postres como un exceso innecesario. En mi mente todo se reducía a lo que tradicionalmente veía en las cartas: natillas, flan, arroz con leche, tartas de crema o nata, y con «suerte» postres de chocolate demasiado contundentes. Eso cambió cuando descubrí que además de todo tipo de bizcochos (de dátiles y nueces el último que he probado y era delicioso) existían los «pie» y los «crumble», y todo un conjunto de postres caseros para todas las ocasiones (como postre, con el te, con el cafe, para una tarta…)

He estado indagando un poco sobre los nombres de estos dulces en España y parece que, a pesar de que las opiniones son diversas, existe un cierto acuerdo: un «pie» es un pastel y un «crumble» es un crumble. No he encontrado referencia a ninguna manera de llamar en español a un crumble sin tener que definirlo porque es un concepto cultural, (igual que no hay forma de llamar a las tapas en inglés sin definirlas), así que yo personalmente me quedo con crumble. Pero ojo, no soy experta así que puedo estar perfectamente equivocada.

Esta receta viene del libro Real Cooking de Nigel Slater, y es la que Henry usa así que está requetecomprobada, y doy fe de que puede salir riquísimo.

Ingredientes

900gr de ciruelas
125gr de azúcar
150gr de harina
100gr de mantequilla

Precalentar el horno a 200ºC

Cortar las ciruelas por la mitad y quitarles el hueso.

Poner las ciruelas en un recipiente para horno que sea lo suficientemente grande como para alojarlas, y bastante profundo. Espolvorearlas con 50gr de azúcar o un poco más al gusto, en este caso yo usé unos 70gr de azúcar moreno (1)

Poner en un bol la harina y deshacer en ella la mantequilla con los dedos. Queremos que se formen migas desiguales, ninguna excesivamente grande, pero no queremos que quede todo demasiado fino. Añadir 75gr de azúcar fina (2) y remover ligeramente.

Cubrir las ciruelas con el crumble resistiendo la tentación de aplastarlo. El crumble debe quedar suelto y ligeramente irregular sobre las ciruelas para permitir que un poco del jugo de la fruta salga sobre el crumble.

Hornear durante 35min o hasta que esté dorado (no demasiado, no necesita estar tostado). En mi horno tardó 1 hora y después lo puse un par de minutos en el gratinador porque me pareció que estaba poco dorado (pero no hubiera sido necesario)


Dejar enfriar y servir con un poco de nata fresca o crema inglesa.

(1) tanto la cantidad de azúcar como el tipo del mismo van un poco al gusto, y dependerá claro de cómo de dulces sean las propias ciruelas.
(2) aquí es necesario que el azúcar sea fina, lo que en Reino Unido llaman caster sugar y que en España podemos sustituir por azúcar blanquilla normal. No es azúcar en polvo, pero tampoco es de grano grueso como el azúcar moreno común en España.

El recipiente que he usado no es el más adecuado pero ha servido su propósito. He engrasado ligeramente el recipiente porque en otras recetas había visto que lo hacían y no me fiaba mucho del pyrex, pero si Nigel no lo indica será que no es necesario.


Ésta es la segunda vez que pongo un crumble en el blog (hablé brevemente del primero aquí ) pero no será la última porque cada vez que lo como me reafirmo en que es un postre maravilloso, además es muy fácil de hacer y no lleva chocolate.

Aquí teneis otra versión más sofisticada de Crumble de ciruelas del mismo autor.

PD: con un poco de suerte éste post es de los últimos (si no el último) con fotos hechas desde el móvil!

Responder a morgana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 ideas sobre “Receta de Crumble de ciruelas – Plum crumble”